¿Hay un propósito?

Lo que nos ocurre cada día se llama vida. Es hasta que pensamos en su brevedad que nos hacemos mil y una preguntas acerca de ella. A través de la historia, hombres notables (y no tan notables) han luchado con una misma interrogante.

“El secreto de la existencia humana no sólo esta en vivir, sino también en saber para qué se vive”.
Fiódor Dostoyevski, Novelista ruso del siglo XIX

“Siempre estamos diciendo que queremos vivir, pero cuando tenemos la vida no sabemos qué hacer con ella”.
Ralph Waldo Emerson, Escritor, filósofo y poeta de los Estados Unidos de América del siglo XIX

“Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida”.
Allan Stewart Königsberg (Woody Allen), Director, guionista y actor de los Estados Unidos de América del siglo XX y XXI

“Entre nosotros y el cielo o el infierno no hay otra cosa que la vida, la más frágil de todas las cosas”.
Blaise Pascal, Matemático, físico y filósofo religioso francés del siglo XVII

Siempre he sabido que la vida tiene un propósito. Solo espero descubrirlo antes de que se me acabe”.
Tú, La persona más importante del siglo XXI

Así que, ¿compartimos la misma pregunta?

La Pregunta

Todas las personas del mundo nos hacemos siempre las mismas preguntas: “¿De donde vengo?”, “¿Qué es lo que hago aquí?”, “¿Quién soy?” y “¿A dónde voy?”. Y prácticamente estas preguntas se pueden resumir en “¿Cuál es el propósito de mi vida?”.

A veces nos confundimos pensando que el propósito de nuestra vida es equivalente a las metas y objetivos que nos planteamos, pero no es así. Si todos conociéramos ese propósito, el fin último al que debiéramos aspirar, entonces disfrutaríamos de la vida plenamente. Mira, todos tenemos la necesidad de realizarnos, de ser felices, de lograr algo importante en nuestra existencia, sin embargo, no importa todo lo que hagamos, cuanto estudiemos, las horas que trabajemos, los libros que leamos, los cursos que tomemos, los entrenamientos que recibamos, la gente que conozcamos, las relaciones personales que establezcamos; por alguna razón siempre tenemos la sensación de que algo nos falta.

Es una mezcla de vacío y desesperación la que nos hace sentir que nuestro corazón y nuestro ser no están completos y que la felicidad se nos escapa a cada minuto. ¿Has sentido esto alguna vez? Pues déjame decirte una cosa: no estás solo. Hay miles y miles de personas que hoy mismo, en este mismo instante, se sienten vacíos y solos, como quizás tú te estás sintiendo ahora.

No, no es raro ni es cuestión de algún mal mental o falta de deseos de vivir ni nada por el estilo. El problema es que ese vacío no viene de la falta o exceso de dinero, amistad, salud, trabajo, estudios, familia, diversión ni de ninguna de las cosas que pudieras desear en esta vida. Esa sensación viene de un lugar mucho más profundo y es de tu espíritu. Algo falta. Algo se necesita. Pero espera… hay esperanza.

Hay una forma de eliminar, de una vez y por todas, esa sensación y ese vacío en tu vida. Sin embargo, hay una barrera muy grande que nos impide ver más allá y pasar a un estado de verdadera felicidad. Esa barrera sí que es un problema y es importante que descubras en tu propia vida cual es esta barrera y el predicamento en que te encuentras, antes de poder iniciar el trayecto hacia el cumplimiento del propósito de tu vida.

La Barrera

Ese vacío y esa sensación de soledad no tienen otra raíz que la falta de Dios en tu vida. Dios quiere que conozcas tu propósito y que lo vivas plenamente y quiere que continúes viviendo por la eternidad y a su lado. Sin embargo, como ya te había dicho antes, hay una barrera que humanamente es imposible de superar. Esta barrera existe por el hecho de que estamos separados de Dios. Cada ser humano es responsable de su propia separación.

Por favor, escucha el siguiente audio que lo explica con detalle:

Si tienes dudas o preguntas, por favor, ponte en contacto con nosotros y trataremos de ayudarte a resolverlas. Déjanos tus datos dando clic aquí.


Copyright © 2016 Ministerios Jesús 24×7®, Ministerio El Camino de la Vida